16 febrero 2011

Guía apocalíptica (5): ¡Armas, zombis y rock'n'roll!

Atención: este artículo contiene alerones muy feos (spoilers), así que si no quieres acabar peor que Justin Bieber en un concierto de Mayhem, deberás empezar por el principio si aún no lo habías hecho, de lo contrario serás castigado con la pena de presenciar un striptease de Carmen de Mairena mientras un actor con parkinson disfrazado de Eduardo Manostijeras te recorta el bello púbico.

¿Qué pasará si un zombi escapa de tus trampas y se mete en tu campamento?, ¿qué hacer con los cadáveres?, ¿y qué pasa con la cultura que una vez tuvimos en un mundo "civilizado"?. ¿Debemos luchar solo por sobrevivir?.
Quizá lleguemos a la parte más trascendental de la Guía, aunque breve, pues mantener la cordura y la sangre fría bajo cualquier situación será necesario en el Apocalipsis.

¿Qué armas debemos tener?: En Europa es complicado tener armas de fuego, pero si puedes en una escapada del campamento, llegar a una armería y conseguir unos cuantos rifles mejor que mejor, aunque si estás bien sitiado las armas de fuego no deberían ser necesarias. Me decantaría por ballestas y arcos, son silenciosos y con un poco de entrenamiento precisos y mortales, además las flechas se pueden reutilizar.
Por ataques aislados los bates, las barras de hierro y otras herramientas para aturdir son geniales, y los cuchillos largos para rematar la faena nunca sobran. Si puedes conseguir katanas o espadas largas ligeras sería perfecto, con también un buen entrenamiento cortarías cabezas con gran facilidad.
El fuego puede ser tu aliado en algunas ocasiones, pero puede tardar en inutilizar un cerebro y se podría convertir en tu enemigo en cuestión de segundos (recuerda que los zombis no sienten daño corporal alguno, por lo que si te agarran mientras se cuecen en su punto vas a estar jodido...). No uses el fuego como arma a no ser que estés muy desesperado.
Los cadáveres, tanto vuestros como zombis, deberían ser enterrados antes que incinerados, pues si hay gules por la zona podrían oler el humo...

Recuerda que el entrenamiento es esencial, asignad una tarea y unas armas para cada persona del grupo activa y manteneos en forma. Haced ejercicio almenos una hora al día. También sería conveniente que hiciérais juegos y actividades de intelecto en las horas libres. Jugad al ajedrez, a adivinanzas, o retaos a hacer circuitos de obstáculos... La competitividad y la inteligencia deben estar activas y os ayudarán a incrementar vuestro saber estar y la sangre fría que necesitaréis para las situaciones límite, además de las ganas de vivir si hay una buena compenetración en el grupo.


Con el tiempo podrás formar un orden en el que cada miembro del grupo tuviera una función esencial, y para eso la cultura que una vez conocistéis no podría desaparecer por mucho que los zombis imbéciles, la ley Sinde y la SGAE acechen en cualquier esquina.
Leed libros, especializaos en todo lo que podáis cada uno, seguid estudiando y nunca abandonéis la posibilidad de culturizaros si podéis. No solo porqué quizá con suerte algún día el Apocalipsis termine y vosotros tengáis la opción de refundar una civilización nueva, sino por el hecho que nunca podéis caer en el vacío pesimista que supondría la ignorancia en un mundo donde solo reinaría la fuerza. La cultura no solo os ayudará, también os entretendrá para que no desesperéis en el fin del mundo.

Si pudiérais conseguir una dinamo y un par de piernas dispuestas a daros energía física también tendrías la posibilidad de, no solo conseguir luz eléctrica (una ventaja, pues si usáis fuego por la noche, podría atraer a los gules), sino que también podriáis escuchar música, ver películas, sintonizar frecuencias de radio por si hay alguien vivo en el mundo... Eso sí, ten en cuenta el sonido, sino tenéis el garito bien insonorizado con el exterior, no os arriesguéis.
Si la situación si es posible, reuníos de vez en cuando para disfrutar de la cultura juntos (música, pelis...). ¡Convertid el Apocalipsis en aROCKalipsis!, cread un mundo sin reGAYton y olvidaréis juntos las penas para ganar optimismo y una buena integridad dentro del grupo.

Con todos esos consejos y un sentido común que ya deduzco que tenéis mis lectores, estaréis preparados para sobrevivir en cualquier situación sin perder el control, nos vemos en la próxima entrega de la Guía, que ya será la última, pero no os entristezcáis, volveré pronto con nuevas tonterías.

Debemos estar alerta...

1 comentario: